Imprimir
Twittear

Publicado en

http://www.jornada.unam.mx/2003/ago03/030829/02an1cul.ph

volver


 

.
Primera y Contraportada
Editorial
Opinión
El Correo Ilustrado
Política
Economía
Mundo
Estados
Capital
Sociedad y Justicia
Cultura
Espectáculos
Deportes
CineGuía
Lunes en la Ciencia
Suplementos
Perfiles
Fotografía
Cartones
La Jornada en tu PALM
La Jornada de Oriente
La Jornada Morelos
Librería
Correo Electrónico
Búsquedas
C U L T U R A
..

México D.F. Viernes 29 de agosto de 2003

El zapatismo significó el retorno del sujeto social a la historia, destaca el estudioso español

En Chiapas se recuperó el concepto de progreso, afirma Carlos Barros

Buena parte de los planteamientos de los altermundialistas proviene del levantamiento indígena

El experto participará en un encuentro del grupo Historia a Debate, que se celebrará en la UNAM

CESAR GÜEMES

''El día que el subcomandante Marcos pueda regresar a la academia como profesor, se habrá completado la transición democrática en México'', afirma categórico el historiador español Carlos Barros, quien se encuentra en nuestro país para participar en la Jornada Historiográfica del grupo Historia a Debate, que se llevará a cabo el próximo lunes en la Biblioteca Nacional. Ese grupo reúne a 3 mil 300 historiadores de 350 universidades en todo el mundo, entre las que se encuentra la Nacional Autónoma de México (UNAM). Barros, quien visita frecuentemente México, regresó esta semana de un viaje a Oventic, Chiapas, donde se encontró con autoridades zapatistas para seguir de cerca las nuevas propuestas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), movimiento del cual afirma: ''En Chiapas renació en 1994 la idea de que es preciso transformar el mundo para mejorarlo, y con ello se recuperó el concepto de progreso''.

Barros, coordinador general de Historia a Debate, introdujo en la academia europea el tema zapatista cuando dio a conocer en 1998 su ponencia titulada Chiapas y la escritura de la historia. Así define a su disciplina: ''Vivimos un momento de enorme aceleración histórica. Las previsiones de lo que vendría luego de la caída del muro de Berlín se han visto desmentidas por la realidad de los más recientes 15 años. En su momento, la voz general era que nadie preveía la caída del muro. Parece que desde el alzamiento zapatista en México hasta la nueva guerra contra Irak todos los acontecimientos son una sorpresa, y no es verdad. Lo que ocurre es que este tipo de hechos no se ven desde la perspectiva de la historia, que es en términos modernos la relación entre pasado, presente y futuro. Por eso, la historia como disciplina ha recobrado actualidad, porque los ciudadanos han percibido que es necesaria para entender nos sólo dónde estamos, sino dónde queremos ir.

Uno de los motores sociales más importantes, dice Barros, se encuentra en la actual latinidad: "El mundo histórico latino es la región en que nacen ahora experiencias nuevas. Al decir esto abarco a toda Latinoamérica, la Europa latina y la parte que de latino tiene Estados Unidos de América. En esta amplia área es donde pueden nacer las alternativas al neoliberalismo y al posmodernismo".

Por su parte, el historiador mexicano Boris Berenzon, quien coordina los trabajos de la jornada historiográfica del próximo lunes, señala: "Para mi generación y para el país ha sido importante la opción de Historia a Debate, porque surge frente a las modas de la posmodernidad, de los nihilismos ya agotados y del cómodo neopositivismo. Como conjunto proponemos la idea de que la historia es útil, y eso permite observar que es completamente falso que la historia esté muerta".

Al respecto, Barros considera que ante la decadencia de las ideologías neoliberal y posmoderna "es necesario reagrupar tanto los movimientos sociales en la historia inmediata como a la academia misma. Partimos de la base de que somos un movimiento académico, pero al mismo tiempo podemos demostrar la utilidad social de la historia".

Uno de los beneficios de que el encuentro de Historia a Debate se celebre en la UNAM es, explica Berenzon, "que abre la posibilidad de recuperar el diálogo entre los académicos, práctica completamente socavada en nuestros países por la aplicación de conceptos neoliberales".

-¿Cuál es su percepción al regresar a México y visitar Chiapas con fines de trabajo?

Responde Barros: ''Me da mucho gusto comprobar que teníamos razón en cuanto a la significación del levantamiento zapatista. Ese alzamiento demostró que la historia continuaba. En Chiapas renació en 1994 la idea de que es preciso transformar el mundo para mejorarlo, y con ello se recuperó el concepto de progreso. Teníamos razón al decir que el zapatismo, a pesar de su acotada envergadura numérica, fue de enorme trascendencia porque significó el retorno del sujeto social a la historia. El movimiento altermundialista que nació en Seattle en 1999, ha alcanzado en sólo cuatro años dimensiones ciclópeas. Y debemos recordar que buena parte de los conceptos que toda esa gente maneja provienen del levantamiento zapatista. La alternativa que nació en Chiapas en 1994 se corresponde a la actual necesidad de movilidad social. El día que el subcomandante Marcos pueda regresar a la academia como profesor, se habrá completado la transición democrática en México''.

La Jornada Historiográfica del grupo Historia a Debate será inaugurada el próximo lunes en la Biblioteca Central (Centro Cultural Universitario) por el director del Instituto de Investigaciones Bibliográficas, Vicente Quirarte, y contará, entre otras, con las ponencias X aniversario de Historia a Debate: balance y perspectivas, sustentada por Carlos Barros, así como Historia a Debate: de los nihilismos al rescate histórico, presentada por Boris Berenzon.

Números Anteriores (Disponibles desde el 29 de marzo de 1996)
Día Mes Año
La Jornada
en tu palm
La Jornada
Coordinación de Sistemas
Av. Cuauhtémoc 1236
Col. Santa Cruz Atoyac
delegación Benito Juárez
México D.F. C.P. 03310
Teléfonos (55) 91 83 03 00 y 91 83 04 00
Email
La Jornada
Coordinación de Publicidad
Av. Cuauhtémoc 1236 Col. Santa Cruz Atoyac
México D.F. C.P. 03310

Informes y Ventas:
Teléfonos (55) 91 83 03 00 y 91 83 04 00
Extensiones 4445 y 4110
Email

 

 

Volver