Imprimir
Twittear

Entrevistas


 

Entrevista a Carlos Barros

Proyecto "Proyección para la realización de un programa de televisión del género de debate", abril 2003

 
ENTREVISTA A CARLOS BARROS, COORDINADOR DE HISTORIA A DEBATE, PARA EL PROYECTO DE INVESTIGACION "Proyección para la realización de un programa de televisión del género de debate" DE AYARI LIAÑO, ESTUDIANTE DE CIENCIAS DE LA COMUNICACIÓN DE  LA UNIVERSIDAD ANÁHUAC (MÉXICO DF)

 ¿Qué opina del debate televisivo?

Opino bien, cuando existe realmente debate entre posiciones contrapuestas en un contexto de libertad. Mal por lo que tiene de elitista (figuras mediáticas) y de falta de interactividad. Internet es un medio de comunicación para el debate virtualmente más democrático que la televisión (analógica).

 ¿Considera la televisión como una herramienta de formación de opiniones?

Obviamente, y también de manipulación de opiniones, sobre todo en contextos no democráticos como dictaduras, monopolios político-televisivos (la Italia de Berlusconi) o deficientemente democráticos como los EE. UU. de George W. Bush.

Con todo,  no es tan sencillo hoy limitar la libertad de comunicación y controlar  desde el poder la formación de opiniones. La sociedad civil (nacional y global) del siglo XXI tiene ya cierta madurez, dispone de medios alternativos de comunicación  y actúa, o puede actuar, cada vez más a contrapelo de las consignas televisivas y subliminales del poder de turno, incluso allí donde la comunicación audiovisual no es plural: nos queda siempre Internet, la televisión por satélite...

 ¿En su país se han realizado programas televisivos de debate? ¿Cuáles han sido? ¿Cómo han sido recibidos por el público español?

En España todas las cadenas privadas de TV y algunas públicas mantienen programas de debate con un bastante éxito, tanto los "escandalosos" como "Crónicas marcianas" de Tele 5 como "A debate" de CNN + (dirigido a un público teóricamente más culto). Es curioso porque algunos programas tachados de "telebasura" como  el "Gran Hermano", o "Crónicas marcianas", pueden servir en un momento dado para todo lo contrario que para el adormecimiento de conciencias, lo estamos comprobando  con la acción casi unámimne la sociedad civil española contra la guerra de Irak (91 % de la opinión pública) que ha tenido su reflejo en dichos programas, donde se ha gritado en directo "No a la guerra".

 ¿Qué características o ingredientes debe tener un debate para lograr captar la atención y el interés del público?

Depende de qué público, ¿no?

 ¿Qué teóricos recomendaría para fundamentar y orientar un programa de debates televisivos? (además de usted, claro está)

Teóricos que permitan incorporan a la televisión la libertad, pluralidad e interactividad existente ya en Internet como Manuel Castells y sus estudios sobre la nuea sociedad-red. Sería bueno que en el futuro la TV se acercase más a Internet, pluralizado y democratizando el medio. Si fuese al revés ello querría decir que los peores vaticinios para la sociedad de la información a partir del 11-S, anticipados por Orwell y otros, se habrían cumplido: no lo permitamos.

 ¿Ha publicado algún libro, artículo, etc. sobre el debate?

Sí, la página web www.h-debate.com, parte esencial de una comunidad académica  de nuevo tipo, que tengo el honor de coordinar desde Santiago de Compstela, basada en el debate digital -combinado con lo presencial- como medio de intercambio académico y conocimiento historiográfico.

 ¿Existen factores que determinan el debate? (cultura, ideología, contexto, historia, edad) ¿cuáles son?

Todos los que mencionas, pero principalmente el propio medio y el contexto del debate. La democratización de ambos debe ser, está siendo ya, obra conjunta de sus trabajadores y de la sociedad goblal alternativa que está surgiendo con enorme fuerza en este nuevo siglo desde Chiapas a Seattle pasando por Galicia.

 ¿Qué temas de la historia consideraría usted atractivos para el debate televisivo?

Todos, nada histórico nos debería ser ajeno, ni nada histórico debería ser restado al debate, empezando por la historia más inmediata.  Así y todo, sabemos que  "el debate no es un uso académico" y que, a efectos de divulgación, las explicaciones históricas realistas, y por lo tanto complejas, tiene menos eco que las simples. Aunque desde 1989  las cosas están cambiando aceleradamente y no todos los científicos sociales lo están captando. De manera creciente  la opinión pública es capaz de pensar con "dos ideas a la vez" en la cabeza, a menudo contrapuestas. Por ejemplo, en el tema de la guerra de Irak: la inmensa mayoría de los contrarios a la guerra son asimismo  contrarios a la dictadura de Sadam Hussein. Sólo a través de la dialéctica y de lso matices del debate se puede expresar pues esta realidad, y la televisión tiene al respecto una gran responsabilidad por constituir, hoy por hoy, el medio de comunciación audiovisual más utilizado.