Cartas a CB


Mensajes
 
Estimado Carlos:
 
Me atrevo a escribirte para pedirte orientación profesional.
 
Hace un par de años que en el Instituto de Formación Docente en el que trabajo, desarrollo la cátedra Historia Mundial II (período siglo V al XVIII - "Medieval y Moderna"). Al comienzo de cada año lectivo -nosotros comenzamos en abril- me encuentro con el mismo problema: la selección de contenidos y la elección de ejes temáticos que guíen la explicación y la comprensión del período.

 
Mi "nudo gordiano" sigue siendo la época medieval (para la moderna ya he encontrado ejes que me permiten el desarrollo), tal vez por su "inmensidad teórica". Es un período que amo estudiar y enseñar, pero reconozco que me cuesta encontrar posibles síntesis para desarrollar. Mi interés siempre ronda en torno a lo historiográfico, lo artístico y las aquí llamadas "cosmovisiones". Pero siempre me quedo con la sensación de "enseñar poco".

 
Antiguamente la asignatura se llama Historia Medieval y Moderna, y luego de un cambio de planes de estudio recibió el nombre de Historia Mundial II, privilegiando la mirada "mundial" = total, frente a la europeizante (que siempre tuvimos en Argentina, y que es muy difícil de deconstruir), y la larga duración, sin hacer el corte en el siglo XVI. Estoy plenamente de acuerdo con el planteo pero, de todas maneras el período SV- XIII tiene sus características particulares que es necesario analizar, para lograr la posterior comprensión del "mundo moderno".
 
Podrías indicarme según tu criterios por "donde va" la historia medieval en las universidades españolas/europeas, o el estudio de lo medieval?
 
Desde ya, muchas gracias, en primer lugar por la molestia de leer este mail.
Cualquier observación va a ser bien recibida.
 
Con afecto, Carolina.
 
PD. Te adjunto el último de mis programas de la asignatura, para que tengas una idea de mis planteos. Gracias, de nuevo. Mi padre envía saludos.
 
María Carolina Actis
Santa Fe (Argentina)

++++++++++++++++++++

Carolina, la norteamericana World History, que hemos acogido en nuestro III Congreso como recordarás y que hay que seguir debatiendo, es una perspectiva interesante que, curiosamente, reclama en nuestro ámbito académico (europeo y latino) algún interés didáctico, reflexivo e investigador, como se vio en
el congreso.

 
El problema mayor es que la bibliografía que hay a mano es generalmente deudora de los viejos paradigmas estructuralistas, fragmentadores y eurocéntricos, incluso los escasos precedentes de historia de civilizaciones.

 
Hemos aprendido que la larga duración no es más que una ampliación cuantitativa del arco temporal si no se relaciona con la corta y media duración, lo que Braudel ni Le Roy Ladurie (histoire immobile) no hicieron ni teorizaron en su momento, más bien lo contrario, pues separaron y enfrentaron entre sí las distintas duraciones al modo estructuralista de su
tiempo.
 
Lo me preocupa es que la Historia Mundial se quede en un nombre nuevo para la "historia universal"  medieval y moderna que hemos aprendido en la escuela. El mismo peligro se corre en el campo de la investigación, bano la etiqueta de "historia medial" encuentran acomodo en inglés las investigaciones anteriores que superaban el ámbito nacional, que hay que recuperar,  reinterpretar y actualizar, por no se correponden con las definiciones teóricas más avanzadas  de la World History.

Para la Historia Mundial no se quede en una moda  "que viene de los EE. UU." sin contenido coherente con su definición  sería preciso, superar los paradigmas neopositivistas, economicistas, estructuralistas, etnocéntricos y occidentalistas que marcaron incluso la mejor historiografia de los años 60 y 70, cambiando la matriz disciplinar de la historia como disciplina (que no contempló la escala mundial de investigación, sino más bien la escala regional, nacional e inter-nacional),  llevando el nuevo paradigma historigráfico global a la investigación, lo que no se puede hacer sin criticar lo anterior, por supuesto, lo que nos lleva a no confundir el respeto por los clásicos con la idolatría de los clásicos. Todavía estamos a tiempo de evitar que la Historia Mundial se quede en "utopía" como la vieja Historia Total, lo necesitamos además.
 
Mientras tanto ¿qué hacer? ¿Esperar a Godot y seguir dando la historia mundial-universal de siempre? Pienso que no, y desde luego está muy bien el cambio de nombre y la intencionalidad de vuestra asignatura, la cuestión es aproximar lo más que se pueda el contenido al nombre... con la bibliografia que tenemos, recuperando temas y libros de Annales y el marxismo histriográricos que han quedado sepultados por el retorno de la vieja historia.
 
Si la asignatura va a ser lo que tu dices, Edad Media y Moderna europeo-occidental, yo le pondría desde luego como nombre "Historia Mundial Occidental", si mantienes sólo las dos primeras palabras habría que introducir, cuando menos, de alguna manera, la América pre-colonial y Oriente. Te pueden servir los trabajos de nuestro llorado Gunder Frank (sobre todo, Re-Orient) que superan, actualizan y complementan al sistema mundial  y la economía.mundo de Wallerstein y otras elaboraciones anteriores.
 
¿Y para la Europa medieval ? Tu programa es, más o menos, como los que usamos aquí (puedes consultarlos a través de Google) para la asignatura obligatoria de Historia Medieval Universal: temas especializados separados entre sí. Si acaso habria que dedicar en las lecciones un espacio mayor al tipo de sociedad y mentalidad medievales, recobrando  la visión global de la Edad Media, frente al actual peso excesivo de la cronología y los acontecimientos. Aprovechar más por lo tanto las transiciones al feudalismo de Anderson, la sociedad feudal de Bloch, la civilización feudal de Le Goff, los tres ordenes de Duby...
 
Un buen trabajo actualizado para una comprensión global del medievo europeo es el libro de nuestro colega y amigo Jérôme Baschet sobre la civilización feudal, desde al año 1000 a la colonización de América (Flammarion, 2004, todavía sin traducir al castellano), donde late la doble aproximación global que planteamos desde HaD, escala y enfoque.
 
Para la historia medieval de España sirve todavía a nuestro objetivo de una historia medieval global, el raro manual de "Historia general de la Alta Edad Media" de José Ángel García de Cortázar (Madrid, 1970), que interrelaciona las tres áreas de civilización (cristiana occidental, bizantina e islámica) y no olvida que no se puede estudiar analizar o ensañar los diferentes "niveles" de la realidad fragmentariamente.
 
Es  lo que hay mientras, no se desarrollemos investigaciones e interpretaciones más globales y actualizadas.
 
Un sáludo y ánimo
 
Carlos Barros
Coordinador de Historia a Debate
cbarros@wanadoo.es