Cartas a CB


Mensajes

 


Gracias por tu interés en nuestra iniciativa. 

Nuestro grupo surgió formalmente hace un mes, aunque la iniciativa ya estaba "fluyendo" en el ambiente. Somos un grupo de estudiantes de los últimos años de Historia de la Universidad Católica de Asunción, así como algunos historiadores recién recibidos de la Universidad Nacional. Algunos de nosotros ya tenemos una formación universitaria anterior -yo soy museóloga, algunos vienen del periodismo o de filosofía y antropología-. Todos los que estudiamos Historia en la Católica, estamos haciendo paralelamente la carrera de Sociología, por tener varias materias comunes. El grupo surge como imperiosa necesidad de hacer frente a la baja calidad que tiene la carrera de Historia en ambas universidades (las únicas que ofrecen esta carrera en el país). Por baja calidad entendemos: la nula relación académica de estas universidades con otras del exterior, la ausencia de bibliotecas especializadas, la bajísima carga horaria, la ausencia de rubros para la investigación, y, lo que es peor, los conceptos anacrónicos sobre la historia y el historiador que tienen quienes nos enseñan.

Esta situación nos obliga a actuar en dos frentes: por un lado, constituir un grupo de presión que genere cambios dentro de la universidad, y por otro, buscar información y relaciones académicas que nos permitan formar nuestra capacidad crítica y adquirir los instrumentos necesarios para constituirnos en investigadores "hacedores" de historia, y no reproductores de fuentes, que es lo que hoy ocurre con nuestros historiadores. La tarea es muy dura, porque no hay referentes en el país a quien acudir para pedir ayuda a la hora de investigar con un nuevo enfoque; la historia que admite el análisis está hoy en manos de los antropólogos, quienes centran su atención en la fascinante, pero no única, memoria de los pueblos indígenas, y, algunos como el español Bartomeu Melia, en temas sobre el indio colonial. Mientras seguimos de cerca las discusiones y propuestas de "Historia a Debate", nos damos cuenta que en Paraguay no se ha sucitado -quizás por la dictadura de 35 años (1954-1989)- una discusión sobre la historiografía, encontrándonos en una etapa previa a la de los Annales. La mayor reflexión sobre ciertos temas con perspectiva histórica la han realizado -así como los antropólogos que mencioné- algunos sociólogos: temas sobre derechos humanos, sobre la lucha por la tierra, o sobre la guerra sucia (tras el descubrimiento del archivo del terror).

No hay una sola experiencia en relación a la historia de las mentalidades, o a un abordaje de la subjetividad. No se asume ni se discute la relación macrosocial -microsocial (que personalmente me interesa mucho) en los estudios históricos. Incluso algunos muy buenos estudios sobre la domesticación del trabajo a lo largo de nuestra historia, o los estudios históricos sobre la mujer, definen perfectamente las condiciones estructurales del tema que estudian, pero -a mi parecer- al ignorar el comportamiento, la reacción o la vivencia del individuo, caen en determinismos, y cierran la posibilidad de mostrar el lado humano del tema que abordan.

Nuestro grupo decidió llamarse Nueva Historia, por la necesidad de renovar la Historia que hasta hoy se hace en Paraguay. Y, si de paso, pareciera una emulación de la "nouvelle histoire", lo aceptamos, no tanto por el contenido, como por la actitud de ruptura que tuvieron sus seguidores. Para vencer las múltiples barreras que tenemos, nos reunimos una vez por semana fuera de la universidad, y compartimos vía internet, toda la información que podemos conseguir. La mayoría de quienes conformamos el grupo tenemos un proyecto de investigación, aunque muchas dudas sobre el método que debemos seguir para realizarlo.

Está de más decir que tu trayectoria y tus escritos significan la más rica orientación que tenemos. Cuando leímos las numerosas conferencias y seminarios que has ofrecido en América Latina, se nos abrió una luz de esperanza, imaginando que podríamos invitarte a nuestro querido Paraguay; una visita tuya cambiaría, sin duda, el rumbo de las investigaciones futuras.

Tenemos una oficina de cooperación española muy activa, que constantemente apoya iniciativas culturales, y a la que podríamos acudir con un proyecto de este tipo. Te ruego que no dejes de considerar esta posibilidad. Bueno, en nombre del grupo Nueva Historia, te envío un caluroso saludo y nuestro agradecimiento.

Alejandra Peña